La hipnosis clínica, también conocida como hipnoterapia, es una herramienta poderosa y eficaz para mejorar la salud y bienestar de las personas.

Aunque algunos individuos se muestran aprensivos a la hora de considerar la hipnoterapia como un tratamiento psicológico, por lo general debido a los conceptos erróneos que han podido ver en televisión o en las películas, son muchos los estudios que han demostrado su efectividad para abordar multitud de problemáticas.

Cómo funciona la hipnoterapia

Como terapia psicológica, la hipnosis recibe el nombre de “hipnosis clínica”, y permite que el paciente experimente una sensación de profunda relajación, mientras su atención se focaliza hacia su interior (sus emociones y sensaciones internas) y hacia las sugerencias adecuadas hechas por el terapeuta, que le ayudan a hacer cambios positivos.

En contra de la creencia popular, la hipnosis no es un estado de sueño profundo en el que la persona pierde la voluntad, el control y la conciencia, sino que se caracteriza por inducir al paciente a una condición llamada trance, en la cual está en realidad en un estado mejorado de la conciencia, concentrándose totalmente en lo que el terapeuta le va diciendo. Se trata de que el paciente se deje llevar, porque si no se deja llevar no hay hipnosis.

El trance se emplea como desinhibidor emocional, y la sugestión se utiliza para provocar cambios en los procesos cognitivos, fisiológicos, emocionales y conductuales del paciente, que se dejará influir por las sugestiones hipnóticas hasta el límite que considere oportuno. Si el paciente quiere, puede finalizar el proceso en cualquier momento. El rol del terapeuta simplemente es el de facilitador de la experiencia.

Beneficios de la hipnosis clínica

La hipnosis es un método terapéutico muy útil y son muchas las pruebas científicas que lo han demostrado, pero obviamente hay que saber distinguir entre la hipnosis clínica y la versión que ofrecen de la hipnosis el cine o la televisión. La numerosas investigaciones realizadas señalan que este método puede puede producir un efecto real y poderoso sobre el cuerpo y la mente.

En resumen, la hipnoterapia:

  • Empodera frente a la vida y ayuda a superar los obstáculos y llegar a las metas de manera natural y relajante.
  • Favorece el autoconocimiento y ayuda a una personas a conocerse mejor.
  • Da la posibilidad de encontrar soluciones creativas a los problemas que se presentan favoreciendo un pensamiento activo.
  • Posibilita cambiar las creencias limitantes por creencias potenciadoras gracias a la sugestión.
  • Ayuda mejorar el sueño y combate el insomnio.
  • Ayuda a reducir el dolor de la fibromialgia, artritis y cáncer.
  • Permite reducir y controlar la ansiedad y el estrés.
  • Favorece la activación de recursos y mecanismos de autocuración y autorregulación.
  • Influye positivamente en la mejora de la autoestima, la autoconfianza y la motivación.
  • Favorece la autoconciencia y mejora la relación con nosotros mismos. Ayuda a resolver los conflictos internos.
  • Favorece el desarrollo personal y el cambio de hábitos negativos.
  • Mejora la concentración y focalización.

Para qué se utiliza la hipnoterapia

La hipnoterapia se puede aplicar a muchos trastornos psicológicos, emocionales y físicos. Se utiliza para aliviar el dolor crónico, el dolor agudo repetitivo, el dolor de los problemas psicosomáticos (por ejemplo, cefaleas, migrañas, fibromialgia, dolor por cáncer, etc.), para la preparación al parto y para reducir la necesidad de analgésicos.

En psicoterapia, ha mostrado ser efectiva para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo (entre ellos la depresión) y para los distintos trastornos de ansiedad: ataques de pánico, fobia específica y fobia social, trastorno de estrés post-traumático (TEPT), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). etc.

Además, la hipnoterapia está especialmente indicada para reducir el estrés y superar las adicciones como el tabaquismo y el alcoholismo, los trastornos del sueño, los problemas sexuales y los trastornos de alimentación (anorexia y bulimia). Los niños suelen ser fáciles de hipnotizar y la hipnoterapia puede ayudarles con la enuresis nocturna y el asma crónica.

La hipnoterapia es una de las formas de tratamiento más seguras, rápidas y efectivas para la mayoría de los problemas psicológicos y emocionales. Promueve una actitud de independencia y empoderamiento para hacer frente a los problemas y también puede acelerar el proceso de curación de muchos problemas fisiológicos.